Lo que me gusta de las fotografías es que capturan un momento que se ha ido para siempre, imposible de reproducir
Karl Lagerfeld